Corría el año 2011. En pleno pánico del sector de la prensa escrita, cuatro reporteras residentes en el País Vasco decidieron que había un hueco en el mercado y que ellas podían llenarlo: periodismo de calidad y con perspectiva de género. Con muy poco dinero, ayuda víacrowdfunding y sin un local donde poner una redacción montaron Pikara…