Cuando se profundiza en los problemas más graves del planeta —pobreza, hambre, guerra, machismo, desempleo, intolerancia, corrupción…— y se buscan soluciones se llega a la conclusión de que la clave de todo es la educación, el motor que lo puede cambiar todo. La educación es la gran batalla. No importa qué religión, qué gobierno, …

Existe una idea extendida que calma conciencias y justifica molicies: protestar no sirve de nada. No habría democracia ni libertad sin el empuje de la presión social en cualquiera de sus formas. Los derechos no se regalan, se conquistan y, llegado el caso, como ahora, se defienden. Hay luchas, como la de la abolición de la pena de muerte o la e…