He cumplido la hazaña de leerme las casi seiscientas páginas de El capital en el siglo XXI, de Thomas Piketty, a quien un día de tantos veremos en la lista de los Premios Nobel de Economía. Y lo he hecho como si se tratara de una carrera a campo traviesa, cogiendo a veces el segundo aire cuando las cuestas me parecían más empinadas, y disf…