Una foto reciente me golpeó el rostro. Y el Corazón . Un niño en una maleta. Y no era precisamente un contorsionista.
Estoy en la sala de espera,  antes de poder embarcar en el avión. Ese tiempo que se hace aburrido, líquido y largo. Como los relojes de Dalí. Observo las maletas variadas que están ante mi vista.Veo que hay maletas …