En sus orígenes, la economía buscaba incrementar las riquezas generadas por la madre Tierra.
Para alimentar la cifra del PIB de un país es tan conveniente que crezcan las ventas de paquetes de cigarrillos como las de libros de poesía.

Si pudiéramos abandonar la fe en el crecimiento económico, la búsqueda del bienestar sería una tarea menos…