Propongo que seamos auténticos provocadores y nos apuntemos a la idea más revolucionaria: la amabilidad. Se habla mucho del efecto contagio de las bolsas y los mercados, que termina siendo una estafa más y una herramienta para atemorizarnos y hacernos tragar medidas vergonzosas.