No hay nada más bochornoso que reducir el debate del feminismo a un abordaje lingüístico. Los negacionistas del machismo señalan que el feminismo naufraga en discusiones absurdas, como el uso del vocablo “médica” o la arroba en “amig@s” para evitar el sesgo de género.