No fue una orgía, señores, por mucho que los opresores de mujeres, los que no nos respetan, los que quieren volver al patriarcado más virulento y opresor, se hicieran fuerte en su discurso