El auge del ciberactivismo ha multiplicado las posibilidades para las mujeres que defienden sus derechos en África, pero también las ha expuesto al acoso o la violencia machista en la red

“La red nos ha permitido movilizar de forma masiva con un clic”, dice Mandisa Khanyile, impulsora de una multitudinaria protesta contra la violencia machista en Sudáfrica el pasado agosto

Aisha Dabo, de Gambia, trabaja para ayudar a otros ciberactivistas a superar la censura de algunos Gobiernos

La norma actual considera el aborto libre solo hasta la semana 14 de gestación. A partir de ese momento, solo hasta la 22 y en casos de extrema gravedad que tiene que confirmar un médico especialista.Casado obvia que la norma de 1985, a la que ha asegurado que quiere volver, es precisamente la que incluyó como uno de los supuestos para abortar legalmente “la existencia de graves taras físicas o psíquicas en el feto”

Taina Bien-Aimé, directora de la Coalición contra la Trata de Mujeres (CATW), ha visitado España para participar en un congreso contra este tipo de “esclavitud moderna” que, según la ONU, es la más frecuente.La experta apuesta por el modelo abolicionista de la prostitución y las multas a clientes. “No puedes ser feminista y estar en contra de la violencia de género, pero no de la prostitución”, asegura sobre el debate a este respecto en el feminismo.

Aunque hubo unos tiempos en los que las obras portuarias aportaban evidentes beneficios económicos a la región circundante y nuevos espacios públicos para las ciudades, la globalización y la carrera desenfrenada en algunos casos por captar tráficos a toda costa han generado efectos muy negativos en las costas y en las áreas urbanas. Ese es el caso de València.

“¿Qué podemos hacer para garantizar condiciones de vida digna para las mayorías sociales —alimento, vivienda, tiempo para los proyectos propios, educación, salud, poder colectivo, corresponsabilidad en los cuidados…— en un planeta parcialmente agotado y con un calentamiento global irreversible? “ Yayo Herrero