Por fin hemos podido realizar el viaje a Turquía que llevábamos esperando hace varios años, y la verdad es que valía la pena la espera. Nos hemos adentrado en la maravillosa región de Capadocia con sus increíbles paisajes resultado de la acción de la naturaleza y de sus habitantes durante milenios.

El sueño se cumplió y fuimos a China, país lejano al que muchas de nosotras soñábamos ir alguna vez. Las ciudades que visitamos estuvieron muy bien elegidas y nos dieron una idea de la grandiosidad y belleza de esa extensa y cada vez más potente nación.

Después de varios intentos y cambios de destino, por fin decidimos viajar a estas tres preciosas ciudades centroeuropeas. Como en cada viaje, nos ocurrieron suficientes anécdotas como para reírnos a carcajadas e inspirar a las artistas de las artes escénicas, con todo el respeto al Niño Jesús de Praga que no tien…

Herodoto, historiador griego, dijo: “Quien no ha visitado Egipto no ha visto el mundo”, asi que las mujeres grandes nos fuimos a pisar tierra de faraones, a pasear en faluca por el Nilo, vivir un amanecer en el desierto, contemplar la magnificencia de templos como el de Luxor, la grandiosidad de los Colosos de Abu Simbel o de las pirámides de Giza.

Corrían tiempos de cambio y quisimos contrastar las noticias que leíamos con la realidad, de modo que nos pusimos en camino hacia Moscú un 25 de junio.

Hacía un calor insoportable, según los pronósticos, el 27 de junio cuando aterrizamos en Atenas. A pesar de esto confiábamos en establecer una relación intensa con Grecia. Para ello contamos con la magnífica asistencia de nuestro guía griego quien se encargó de transportarnos, con sus relatos, a través de la historia, a los orígenes de esta impresionante cultura.

Este año decidimos acercarnos a los Países Bajos. Comenzamos nuestro itinerario en Amsterdam donde disfrutamos de sus extraordinarios museos así como de un relajante paseo por los canales. También tuvimos la oportunidad de descubrir diversos pueblecitos pesqueros cercanos.

A primeros de julio, hicimos las maletas y nos embarcamos en una nueva aventura dispuestas a descubrir otros lugares, experiencias y compartir unos días de descanso y diversión. Este año hemos tenido la oportunidad de pasar una semana inolvidable recorriendo la isla de Sicilia: Palermo, Monreale, Agrigento, Siracusa, Taormina, el Etna, Messina y Catania.

En junio de 2000 nos planteamos un viaje diferente. Un viaje “con los cinco sentidos”. Se trataba de poner a prueba y afinar cada uno de nuestros sentidos con el fin de poder absorber, apreciar y disfrutar todo lo que nos rodeaba. Ejercitamos la vista recreándonos con el espectáculo de los patios, arabescos, paisajes, construcciones, azulejos…

Muchas fueron nuestras peripecias en este viaje a un país tan cercano en la distancia y del que nos sentíamos tan alejadas en lo que a cultura e idiosincrasia se refiere.
Disfrutamos de cinco días intensos: Fuimos en autobús a la Cordillera del Atlas; bailamos en la plaza de Djema el Fna; paseamos en calesa por el Palmeral, cenamos en El Mamuni…

.