26 de Noviembre 2020, 19:00 h

“Todo se compra y se vende…”. Consumo y expolio de cuerpos y afectos.

Ponente: Fátima Perelló Tomás, Socióloga. Profesora del Departament de Sociologia i Antropologia Social. Facultat de Ciències Socials de la Universitat de València

Conferencia enmarcada dentro del Seminario “Malestares en las sociedades del bienestar”.

Los nuevos malestares sociales se inscriben en un renovado régimen de dominación por parte de las élites económicas, políticas y culturales que operan en el espacio de los flujos transnacionales. Asistimos, entre la perplejidad y la incertidumbre, a la constatación de la quiebra del capitalismo industrial keynesiano y de sus consensos sociopolíticos y económicos. Una nueva lógica sistémica se está imponiendo y las consecuencias son devastadoras para capas de la población cada vez más amplias, que viven vidas en precario, a la deriva, fragmentadas y necesariamente centradas en el corto plazo; vidas en las que tejer alianzas por la solidaridad y el cuidado mutuo o articular prácticas cotidianas que consoliden vínculos perdurables centrados en la recuperación colectiva de una vida digna de ser vivida, alejada del consumo impaciente de cuerpos y emociones, parece un empeño disidente y casi, me atrevería a decir, bastante heroico. En este contexto, se focalizará la atención en tres aspectos especialmente significativos, no exentos de grandes polémicas y estrechamente vinculados con los dispositivos de feminización, dispositivos que se encuentran en pleno proceso de consolidación, y que la nueva lógica sistémica y global impulsa e impone a través de múltiples estrategias de consumo, y que convierten las subjetividades encarnadas en cuerpo de mujer en objetos sometidos a la moda y a la acumulación cuantitativa de experiencias a las que se puede acceder en el mercado mediante su compra. Se trata de un proceso de mercantilización sin límites, legitimado por el discurso de la libertad individualizada de elegir entre múltiples opciones y de la subjetividad del deseo -siempre insaciable- de la propia realización personal. El primer aspecto girará en torno a la idealización del amor romántico, la pulsión por la novedad que subyace en la emoción del enamoramiento y el trasiego de parejas consumidas, así como el desapego ante los compromisos afectivos a largo plazo. El segundo aspecto aborda la cuestión de las maternidades elegidas y de los llamados «vientres de alquiler». Darlo todo por un supuesto amor a un futuro hijo o hija comprado en el mercado -generalmente de los países del Sur ygestados por mujeres en situación de precariedad-, así como la mercantilización de los cuerpos de las mujeres, se halla en el centro de esta dimensión. El tercer aspecto se adentra en la dimensión más espectral de la concepción de la mujer como objeto de deseo, objeto utilitario y desechado con inmediatez, a través de la pornografía. La eliminación del erotismo y su sustitución por las tecnologías sexuales, cada vez más violentas y focalizadas insistentemente en la sexualización de niñas o adolescentes, también de niños, nos permite adentrarnos en el territorio de la prostitución y de «la trata de blancas. Transversalmente, tendremos en cuenta toda una serie de factores relativos al culto a la imagen que las tecnologías digitales difunden, así como sus posibles vínculos con las nuevas formas de control disciplinario atomizado que se están fomentando.