El movimiento feminista ha vuelto a convocar una huelga en lo laboral, estudiantil, de consumo y de cuidados tras el 8M sin precedentes que marcó el 2018

En el plano político, el cruce de acusaciones marca la convocatoria con la derecha poniendo distancia del feminismo, al que Casado, Vox y Ciudadanos se refieren de forma despectiva para enarbolar sus propias apuestas

Las manifestaciones del pasado 8M auparon al movimiento a la política institucional, las casas y los medios con temas de los que nunca se ha hablado con tanta intensidad: la Justicia, la violencia sexual o el miedo de las mujeres.

.