La imagen de Ala’a Salah, subida a un coche y cantando proclamas contra el régimen, pone voz y rostro a las manifestaciones contra la dictadura de Omar al Bashir. Su túnica blanca representa a las mujeres trabajadoras y sus pendientes dorados con forma de luna son símbolo de la tradición sudanesa. Sudán afronta su quinto mes de protestas, la jornada del lunes terminó con un soldado muerto que trataba de proteger a los manifestantes

.