El mayor reto de la izquierda no consiste en ganar adeptos a su causa. Se trata de algo más humilde pero más radical: conseguir que las personas sean capaces de ‘imaginar’ un modelo de vida distinto del capitalista

.