Sr. Domingo: a las mujeres nunca, ni en los ochenta ni en los noventa ni en el siglo XIX nos ha gustado que abusen de nosotras, ni sexual ni de ninguna otra manera; ni que nos toquen ninguna parte del cuerpo sin nuestro permiso; ni que nos impongan las relaciones sexuales como chantaje para nada; ni que nos violen, en general.

Mujereando es un proyecto teatral dirigido por una trabajadora social que ofrece un refugio seguro y un espacio de comprensión a mujeres que viven en las calles

“De las 47 mujeres que han pasado, las 47 han sido víctimas de violencia machista”, explica Carmen Tamayo, que presenta este jueves la obra El quejío de una diosa en Matadero a las 20h hasta completar el aforo

Ser hombre significa saber sin ninguna duda que no serás violado y arrojado a un río por una mujer, por ejemplo

Yo soy mujer, y no tengo esa certeza. Al igual que no lo tiene ninguna mujer. Porque somos mujeres, no hay más

Nos están matando, y Vox pretende que este grito que aún no se oye lo suficiente se acalle para siempre

.